jueves, 1 de septiembre de 2016

UN vacío

Mi problema no son mis ojos, sino pensarte sin parar desnuda. Mirándote extenuada. Ofreciendo tu sexo. El recuerdo suavecito y caliente como tu lengua. En el desorden encuentro tu voz. Hay un vacío que ya sé cómo llenar. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario